domingo, diciembre 10, 2006

OPERACION TRIUNFO...operación sin anestesia

Fue un referente del cambio televisivo en España en estas últimas décadas. Uno de los primeros programas interactivos con el espectador antes de la TDT. Un ejemplo en cuanto a la generación de ingresos paralelos a la publicidad tradicional (SMS, MMS, llamadas a línea telefónica fija, reparto de royalties con la industria discográfica, editoriales, revista propia, potenciación como nunca del "product placement" ...). Una de las admirables explotaciones internacionales de un show de T.V....

Operación Triunfo, pese a quien pese, marcó un antes y un después en la ética, estética y el rendimiento económico de la televisión de nuestro tiempo...¡y en el mundo musical del país!. No importa que la cantera se haya especializado en música ligera, que algunos hayan intentado minusvalorarlo enarbolando la bandera de "autenticidad" y la "calidad" de otros artistas e intérpretes, de sectores interesadamente "genuinos", de ejecutivos veletas que rechazan proyectos de esta escuela, para rendirse antes algunos similares o peores que no pertenezcan al programa con tal de cubrir el presupuesto anual.

Muy a pesar de todos los detractores, la quinta edición está, a día de hoy, con una garantías de "share" que para si quisieran muchos programas (4,5 m. de espectadores). Paradójicamente puede que sean los cambios de misma productora o las exigencias de la nueva cadena (cambio de TVE a TELE 5), las que pueden fagocitar sus propias expectativas. Los síntomas de debilidad que se adivinaban desde el comienzo de su nueva etapa en TELE 5, esten quizás anunciando su declive (apoyo de los artistas que abandonan la Academia en los programas rosa, menos foco sobre las virtudes docentes del centro donde se encuentran...). Y es que se observa una mayor afinidad en la dirección del show hacia los "realities" del corazón, en los que su nueva casa es especialista...

El ejemplo de "reality show" blanco inmaculado que era OPERACION TRIUNFO, guia de apoyo para las aspiraciones musicales de unos pocos elegidos, se está tornando amarillento rosado. Aquel programa que creo consciencia general sobre la parte trasera de la industria de la música a los neófitos, de las dificultades y el trabajo duro antes del idealizado éxito. Aquel que permitió que cada uno de los espectadores se convirtiese en manager o productor desde sus asientos, se acaba.

El punto y final parece ser la importación de ideas de programas que ya existían en otros paises antes de la excelente idea de Gestmusic. Curiosamente, fue por ese punto de diferenciación, lo que les hizo alcanzar cotas insospechadas de éxito para un formato que ya existía.

Lo desafortunado de las decisiones en la nueva etapa está erosionando como nunca su formato. Una de ellas, es hacer protagonista al jurado en lugar de a los verdaderos actores de la obra: los alumnos. Concretamente, y sobre todo, la de incluir a un "poli malo" como un látigo sin justificación en la dinámica del show. El razonamiento para que esto sea así, es que los cantantes fuera de la Academia, se van a encontrar con un mundo muy difícil como es el del sector discográfico y la exposición a los medios de comunicación. También se justifica que lo del jurado supone "un compromiso de sinceridad". Perdón, este "reality" tiene como mayor aliciente, la de visualizar lo que significa el curso ("el master") para un grupo selecto de potenciales artistas.

Recordemos la primera edición, y creo que también la segunda, donde había una clase dedicada exclusivamente a como enfrentarse con los medios de comunicación, la prensa del corazón, lo que les esperaba fuera...y como no, también ¡las críticas!. Estas nuevas maneras no son las más válidas. El dicho :"La letra con sangre entra" huele a rancio. Ahora, parece ser que además de la dureza de labrar sus carreras y de su vida ante los focos una vez acabe el programa, tienen que soportar el insulto y la humillación ante las cámaras.

Esto va camino de convertirse, más que en Operación Triunfo, en una operación a corazón abierto a unos chicos con una ilusión y unas ganas de entrega fuera de toda duda.

¡Qué no!, ¡qué no!...¡¡O.T. digo!!


Tomás Diez Guerra

2 comentarios:

JOAQUIN dijo...

Antes de nada, enhorabuena por el diario. Que razón llevas en el comentario... un fan como yo, hace tiempo que paso de verlo por lo que mencionas.

ana dijo...

Totalmente de acuerdo. Acabo de verlo y es penoso en lo que se ha convertido este concurso.

Te sigo. Besos.